Vivir para contar

Carolina Lozada

 photo carolina-lozada1_zps3e814a3d.jpg

Carolina Lozada estudió Letras en ULA, Mérida.  Es autora de: “Los cuentos de Natalia”, “Memorias de azotea” e “Historias de mujeres y ciudades”. Maneja el blog de reseñas 500 ejemplares. Ganadora del 3 lugar de la 5ta edición del Premio Policlínica  Metropolitana 2011 con su obra “Los muchachos Karamazov”. Es investigadora de la Cinemateca Nacional. Ganadora del I Certamen Internacional de Relato Breve “El País Literario” con el cuento “Viejo bar. Viejo tango” (Madrid, 2005); del Premio Municipal de Narrativa Oswaldo Trejo por el libro de relatos Memorias de azotea (Mérida, 2006) y del Premio Nacional de Narrativa Solar por su libro Adictos y transeúntes (Mérida, 2007).

Estudiaste Letras en ULA, Mérida ¿Qué recuerdos tienes de esa etapa de tu vida?

Los mismos recuerdos de buena parte de los estudiantes que pasan por Mérida: montañas, caminatas en tardes con neblina, amoríos, nubes de marihuana por todos lados. Mérida es la ciudad de los que se niegan a envejecer, es la comarca de Peter Pan.

¿Qué elementos de tu infancia y de tu juventud te llevaron a estudiar Letras en vez de medicina (por decir una profesión)?

Siempre me interesó la literatura; así que estudiar Letras fue una decantación natural.

 “Viejo bar. Viejo tango” ¿Qué significa para ti?

Un cuento viejo, casi olvidado.

¿Cuándo fue la primera vez que te tomaste en serio el oficio?

Nunca pensé en tomármelo en serio, simplemente empecé a escribir y desde entonces lo hago con neurótica constancia. A mí no se me dio eso de pararme frente al espejo y saludarme desde el otro lado sacando mi mano y presentándome: hola, yo soy escritora, sólo me fui metiendo en esto y aquí sigo.

¿Por qué escribir es un oficio arriesgado?

Porque no es rentable, es casi una ociosidad. Un escritor es alguien que grita en silencio, ¿cuántos pueden escucharlo?

¿Por qué te aburre la autoficción?

Prefiero la vida de los otros, sobre todo si no existen más allá de la ficción.

¿Por qué dices que el escritor es un gran mentiroso?

Esa sentencia no es mía, la tomo prestada de otros, de Onetti, por ejemplo. El escritor es mentiroso en la medida en que es creativo.

¿Cuáles son tus rutinas a la hora de escribir?

Suelo escribir en las mañanas, en un pequeño estudio, con café y música de fondo. A veces Olivia, mi perra salchicha, se asoma y se sube a mis piernas mientras escribo.

¿Qué escritores venezolanos influyeron en tu formación?

Julio Garmendia, Ednodio Quintero, Nuni Sarmiento, Adriano González León, Ramos Sucre, Salvador Garmendia.

Un momento tangible que te haya regalado la literatura y sea imposible de superar.

Mis primeras lecturas de los cuentos fantásticos, ese primer acercamiento a lo asombroso.

¿Cómo te organizas a la hora de echar rienda suelta a tu imaginación? ¿es cierto que te gusta espiar?

La escritura te puede sorprender en cualquier parte, sólo necesitas disposición, papel y lápiz (si no estás frente a tu computador).

En cuanto al espionaje, a mí lo que me gustaría es ser la agente 99.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s