Vivir para contar

Jean Pablo López Guitian

Licenciado en administración de empresas turísticas de la Universidad Nueva Esparta, Caracas, Venezuela. Músico, buzo, fotógrafo y escritor. Ha realizado estudios de escritura creativa en la fundación Uslar Pietri, gramática inglesa en la Universidad de Flinders (Australia). Colabora en medios de comunicación impresos y digitales tales como el diario TalCual, La Voz, Código Venezuela e inspirulina.com, en el año 2010 crea un blog para plasmar sus impresiones de viaje, experiencia que lo conduce a incursionar en la escritura creativa. La Revolución de las Miserias, su primer libro.

 photo e638dfbb581ebca8865987ba1bad33ab_zps61426cc8.jpeg

¿Qué elementos de tu infancia te influenciaron para convertirte en escritor?

-Creo que mi familia, mis padres siempre me tuvieron en actividades relacionadas con al arte, como la música por ejemplo. Siempre me ofrecieron oportunidades de incursar en diferentes actividades, eso me creo que me formó  como persona integral e hizo que despertara mi inquietud por observar y contar las cosas. De todas formas un escritor siempre está en formación continua y necesaria e influenciado por algo.

Sobre tu blog ¿cómo nació la idea de viajar por el mundo y plasmar imágenes de América Latina en letras?

La necesidad de ver diversas realidades, culturas y tener una visión un poco más objetiva de las cosas. El viajar te cambia como  persona, te convierte en ciudadano del mundo. No vivo los viajes, me gusta más padecerlos, porque los describo mejor por medio de un teclado y un lente fotográfico, me meto de lleno en la cultura en donde estoy. Mi inquietud es contar una cotidianidad que es inhabitual en otros lugares y me valgo del uso de la palabra y de la imagen, las dos se complementan entre si

Vives de las experiencias ¿hasta ahora cuál ha sido la que más te ha marcado?

 Creo que todos vivimos de experiencias, solo que algunos esperan a que les lleguen y eso es muy difícil, y otros las buscan con desespero, ya ahí la cosa se pone interesante jajajaja. Lo importante es poder aprender de tus propias experiencias y lo sabio es tener la capacidad de aprender por medio de experiencias ajenas, y para alguien que usa la palabra eso es de vital jerarquía.

La que más me ha macado, no ha sido una, dos en realidad. La primera fue el vivir en el exterior por un tiempo prolongado, en Australia, y la otra el viaje a Cuba, para hacer el libro. Esta última es la que me ha marcado más que la primera, como persona, porque cambié como ser humano, como ciudadano, latinoamericano, aprendí a querer más a mi país por medio de otro. Y eso es invaluable.

Estudiaste en la Universidad Nueva Esparta, Caracas, Venezuela, pero también en Australia ¿desde qué lugar del mundo prefieres llenarte de esas experiencias?

 Desde todos lados, en todos los rincones hay experiencias que buscar. Todo lugar es atractivo porque es diferente, pero si tiendo a visitar lugares de cierta conflictividad política o social, no por morbo, lo hago para hacer un reclamo por medio de la escritura y la fotografía. El viajar me ha acostumbrado a estar cómodo en diversas culturas.

¿Tu padre fue el impulso para viajar a Cuba y escribir sobre ella?

 Si, el me sugirió el entrevistar a Yoani Sánchez, así que fue él quien echó esa semilla para el proyecto del libro. Ya estado allá, en Cuba, me doy cuenta de una realidad distinta a la habita, de la que había escuchado, y decido hurgarla para escribir sobre ella

 Dices que la escritura es tu amada obsesión ¿qué significa para ti el arte de escribir y por qué te obsesiona?

 Para mí el escribir es hacer un reclamo, una queja, un lamento para crear conciencia y en definitiva cambios cosméticos que lleguen luego a magnitudes telúricas. Debido al contexto histórico, político y social que me ha tocado vivir, con 26 años, pues tengo muchas insatisfacciones como ciudadano de mi país y el reclamo por medio de la palabra se ha convertido en mi obsesión, por ende la escritura también.

Tus primeros cuentos fueron escritos en la Casa Uslar Pietri ¿qué recuerdos aguardas de esos momentos?

Si, ahí incursioné en la escritura hace muy poco, y todavía sigo incursionando. Tengo muchos recuerdos, la casa, le gente, la atmósfera del lugar. Pero el recuerdo más grato fue escribir en la biblioteca de Uslar Pietri las pautas del curso, eso es un gran Honor, ese es un recuerdo muy bonito y que sigue muy lúcido en mi memoria.

Alguien te dijo que era imposible viajar a Cuba y escribir sobre ella ¿sentiste que no lograrías?

 Muchos me dijeron que estaba loco, que no lo iba a lograr. Esos comentarios fueron sumamente positivos para mí porque, soy muy terco y eso me motivo más a realizar el proyecto. En general no sentí que no iba a lograr el objetivo, solo un día, ya estando en cuba, que por dos días no logré hacer contacto con Yoani, allí si tuve la sensación de no poder lograrlo, pero fue efímero. Siempre tuve en mente la positividad de conseguirlo. Pero gracias a esas personas, que me dijeron que jamás lo lograría, es que me dio más impulso a lograrlo. Podría sonar hasta malcriado, pero funciona.

¿Cuál fue tu rutina de escritura a la hora de escribir La Revolución de las Miserias?

 Nunca tuve una rutina como tal, lo que no significa que no tenga constancia al escribir. Generalmente usaba más la noche, porque ya había vivido el día, tenía experiencias acumuladas y estaba más tranquilo. Algunas veces escribía en la computadora, otras veces me tomaba por sorpresa alguna idea y usaba una servilleta o escribía en la palma de mi mano, me grababa en audio o usaba el teléfono celular. Aunque no tenía una hora específica, todos los días escribía algo. No tengo una rutina para escribir, cuando hay que hacerlo hay que hacerlo.

“Cada párrafo, cada palabra es un recuerdo, un sentimiento, un deseo, una parte del alma y de la conciencia que tiré a la deriva para que otros la tomaran” ¿Te ha tocado tirar más cosas a la deriva por tu naturaleza curiosa?

 Si, muchísimas cosas. Bueno, ya tiré el libro, pero también por mi condición, que soy propenso a la soledad y un poco antigregario, pues he lanzado a la deriva amigos, amores, cosas materiales, partes de mi interior, deseos, anhelos, frustraciones etc. Por esa naturaleza curiosa y deseo de viajar y crear experiencias para es escribir.

 ¿Algún adelanto sobre tu próximo libro?

 Bueno, ahorita estoy trabajando en un poemario bien peculiar, porque no será del  todo escrito, un proyecto bien bonito. También estoy arrancando otro libro de crónica, pero ese si es sorpresa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s