Vivir para contar

Michelle Roche

michelle

Michelle Roche Rodríguez(1979) es ya, a sus treinta y cuatro años, una destacada joven periodista y crítico literario venezolana, quien cada día nos ofrece desde las páginas culturales de El Nacional el registro del suceder en ese campo. Hizo sus estudios en la Universidad Católica Andrés Bello(2002) y la maestría en Artes, Humanidades y Pensamiento Social en la Universidad de Nueva York(2008). También cultiva la narración corta. Aunque debe haber escrito sus trabajos de investigación y sus tesis como producto de sus estudios, es su   Album de familia. Conversaciones sobre nuestra identidad cultural. (Caracas: Alfa, 2013. 247 p.) su primer libro impreso. (Biografía obtenida de http://bit.ly/15Qkcu7)

– ¿De dónde nace tu pasión por la literatura?

No tengo idea. Pero creo el uso del sustantivo “pasión” es correcto. La cercanía con los libros y el tiempo que paso frente al computador mientras decanto palabras para construir las frases de un cuento me dan una especie de alegría que no podría describir sin el uso de esa palabra. Quizá esa “pasión” nació antes de cumplir los 10 años –ya para esa edad había comenzado a anotar mis pensamientos por allí– y fue macerándose con la lentitud y contundencia de esos amores que duran vidas enteras.

 – ¿Qué elementos de tu infancia se convirtieron en un puente conector hacía las letras? ¿Qué recuerdos tienes de los primeros libros que tuviste en tus manos?

Incluso antes de aprender a leer, mi papá, Emilio, me leía todas las noches. Y le gustaba hablar conmigo de libros. Esto aún lo hacemos. Mi mamá, Julieta, es profesora de arte. Así que en mi casa siempre hubo un ambiente cultural. Ellos viven ahora en una casa que perteneció al maestro Ángel Rosenblat y que compraron porque la biblioteca era enorme. Cuando yo era pequeña jugaba a escalar los tramos de esa biblioteca, porque arriba estaban los tomos de cuero que habían pertenecido a mi abuela Flor y me gustaba tocarlos, aunque las manos se me resecaban por el polvo. Eran clásicos de la literatura, así que no sólo se veían viejos, sino que hablaban de otras épocas. Era como transportarse en una máquina del tiempo.

 – Llevas un cuaderno de apuntes contigo a donde van esas ideas en tu cabeza  ¿generalmente en qué momento llegan?

Sí. Tengo una pequeña libretita tipo Moleskine que va en mi cartera siempre y para los trabajos que publico en el periódico tengo un cuaderno blanco y negro de tapadura como los que se usan en los colegios. Allí tomo notas de entrevistas y de ideas para trabajos que luego son los ensayos que aparecen los fines de semana en el diario. El estilo de escritura en ambos es parecido: trato de escribir en porta-mina 0.7 y subrayo con un bolígrafo rojo porque eso me permite entender más rápidamente lo que dice cada página y es muy útil cuando uno tiene que hablar en público. De esa manera balbuceo lo menos posible en las entrevistas y en las charlas.

– ¿Alguna rutina para llenar la hoja en blanco?

Bueno, el asunto de la hoja en blanco lo resolví cuando me metí a trabajar en diarismo. Uno tiene que sentarse y escribir lo que tiene que escribir lo más rápido posible, porque sino se atrasa el cierre del periódico y es un drama.

 – ¿Por qué no escribir un cuento?

Uy claro que sí, he escrito muchos. Los adoro. Lo que pasa es que aún no los he publicado en papel. En mi blog puedes leer las primeras (y torpes) versiones de varios relatos que estoy puliendo para una publicación que parece que voy a llamar “Lata de galletas”. El cuento corto es mi género favorito, por eso doy talleres de la prosa de Edgar Allan Poe y de Julio Cortázar, porque el que no los conoce bien, para mi, no puede escribir cuentos.

– Te gusta mucho la poesía, ella se adueña de tu cuarto ¿quién es tu autor favorito y por qué?

En poesía soy estrictamente patriota y esto se debe a que mi interés nació de escuchar a Eugenio Montejo hablar de la poesía venezolana. Así que él encabeza mi lista de favoritos y le sigue Rafael Cadenas. Ahora estoy leyendo a Yolanda Pantin. Sólo hay un poeta extranjero que me obsesiona hasta el punto de saberme de memoria varios versos suyos: Federico García Lorca. Cuando me pongo nerviosa, comienzo a recitar pedazos del poemario Llanto por Ignacio Sánchez Mejías.

 – ¿Qué recomendaciones le das a un joven escritor para tener éxito?

Que no busquen el éxito. Creo que la palabra “éxito” es una trampa. ¿Quién determina qué es el éxito? Si hablamos del éxito en los términos de la sociedad venezolana, entonces no vale la pena dedicarse a la literatura. Hay que leer, leer mucho, porque la lectura es la mejor manera de participar en la literatura.

Por Sorbo de letras

Anuncios

2 pensamientos en “Michelle Roche

  1. Pingback: Figuras del ámbito cultural venezolano se reúnen en torno a la LOC | BlueCassette Café

  2. Pingback: ¿El Mejor Oficio del Mundo? – Periodismo I | Figuras del ámbito cultural venezolano se reúnen en torno a la LOC

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s