¡A escribir!

Nobel 82

Alice Munro

Alice Munro tiene 82 años, y recientemente se convirtió en la decimotercera mujer en ser reconocida con el Premio Nobel de Literatura. Desbancó al favorito de este año, el japonés Haruki Murakami, y probó que nada es mejor que la lucidez. En un fallo público dado a conocer por el Comité Nobel, la autora canadiense resalta por su “armonioso estilo de relatar, que se caracteriza por su claridad y realismo psicológico”. Incluso, es llamada la “Chéjov canadiense” por algunos críticos.

Por motivos de salud no podrá asistir a Estocolmo el próximo 10 de diciembre para recibir su reconocimiento, sin embargo ha dicho a The Wall Street Journal que continúa pensando ideas para nuevas historias. Munro fue tratada por padecer cáncer y también se sometió a un baipás coronario, pero su lucidez, inteligencia y sensibilidad han quedado intactas ante los achaques. Incluso, prefiere ver la enfermedad con provecho, como una ganga para la concentración y la dedicación a las intuiciones. “Te permite quedarte en casa y pensar, y de esa manera surgen las ideas”, dijo en la entrevista.

Sonriente, deslumbra su enérgica alegría en una de las fotos más populares de Munro en la Web, de la agencia de noticias AP, publicada en 2002. Ya para ese entonces la edad le había regalado líneas maravillosas en su rostro y finos cabellos blancos y cortos. Con una mirada entrañable, se revela un atisbo de ternura.

Munro, quien considera que los premios son solo un “estímulo” para que los escritores puedan advertir que no pierden su tiempo, no está intimidada por la vejez y tampoco le teme a las decisiones terminantes: desea que todos sus manuscritos inéditos sean destruidos cuando fallezca. Jenny Munro, su hija, será la encargada de cumplir tan curioso encargo.

Sus historias

“Solo escribo lo que siento”, aseguró la escritora, cuyas historias han sido inspiradas en su familia y en los parajes de Ontario, Canadá, su localidad natal. Nacida en 1931, Munro comenzó a escribir sus primeras historias en la adolescencia, pero fue a los 37 años cuando publicó su primera obra: una colección de relatos llamada Dance of the Happy Shades.  El periodismo tocó su puerta, pero abandonó sus estudios al poco tiempo de comenzar la carrera para contraer matrimonio con James Munro. Se trasladó a la ciudad de Vancouver y se dedicaría a la crianza de sus tres hijos los años siguientes.

Secreto a voces, El amor de una mujer generosa, Escapada y La vista desde Castle Rock, son algunas de sus obras más famosas.

Por Indira Rojas

@Indirojas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s