Pluma creativa

Los lobos y sus colmillos

99d3508982b27f2f97034621bd6d7ac4

Hay seres que odian los cuerpos y se preguntan ¿Qué hacemos vivos si nos creemos mortales? Entre tantas mentiras y engaños, seres incapaces, odiando sus cuerpos, intocable, como un lobo salvaje, tan salvaje que muestran sus colmillos, que de tarascada, van rompiendo el mismo cuerpo que con las manos sencillas, tibias y fugaces, formaron.

Rompen vínculos, articulaciones, tu misma carne, pero no rompes lo que queda, por el simple hecho, de no ser capaz de tocar con las mimas manos, el alma.

Se envuelven en sus cuerpo para no construir su alma, para no tocarla y destrozarla como los lobos de sus colmillos, dejando cuerpos fríos, solitarios en un intermitente ataque siniestro, feroz, hasta cumplir lo que está sentenciado, por su naturaleza, que predomina hasta destruir la última arista de sus cuerpos, pero incapaz de tocar el alma.

Por Gerardo González

@Gerardognzalez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s