Pluma creativa

Cuando las cosas pierden el hilo

diputado

 

¡Ha muerto el diputado favorito del pueblo! O, bueno, de la mayoría, que es lo que importa. En Twitter comienzan a aparecer las sensaciones de desgano, de lástima, de pena. Incluso esto lo hacen quienes se oponían a sus creencias, simulando pactos de apertura entre un país dividido. Claro, nunca falta el bastardo anónimo que publique algún comentario burlón, irrespetuoso; no importa, será devorado por las críticas de sus semejantes, aunque probablemente no les preste atención. Ah, diputado, ¿qué será de la vida nacional sin usted?

Ya había pasado bastante tiempo sin que se supiese de él. Sus últimas ausencias a las reuniones de la Asamblea habían llamado mucho la atención, aun considerando que, previo a esas ausencias, nunca había faltado desde su elección. Pasados tres días desde la tercera reunión a la cual faltó, fue descubierto en una finca de Tucacas. Estaba echado en el piso, sangre brotaba de su costado, no había rastro de algún arma que pudo haber causado tal crimen. Se rastreó toda la zona, pero no se logró conseguir algún culpable posible. Es más, posterior al asesinato, no se consiguió ningún alma humana en aquella finca de tantas. Las noticias llegaron de manera sospechosa, pues, por favor, ¿cómo era posible que, de un día a otro, desapareciese todo el personal de una parcela de tierra poblada por animales y pequeñas casas? Aun así, no hubo acto mayor del gobierno sobre el tema; se cerró el caso y se procedió directamente al lamento. Otra prueba más de que el miedo a la muerte prevalecía sobre el respeto a la autoridad en estos tiempos.

Los comentarios de los altos mandos eran los típicos: “esto es culpa de la oligarquía, de los yankees, que tanto buscan dividir este hermoso país.” Retórica antigua, pero retórica efectiva, en fin. Como cosa rara, se hizo una marcha para demostrar al apoyo el gobierno y se procedieron a ejecutar leyes que limitaban las propiedades de las fincas para, supuestamente, evitar que volviesen a ocurrir este tipo de incidentes. La muerte del diputado había sido un martirio, una excusa perfecta para seguir implementando un modelo político.

Pero, ¿había sido esta muerte necesaria? Aunque el gobierno no lo hubiese mandado a matar, aunque muchas cosas parecían apuntar a ello, ya se había probado desde antes que podía hacer lo que les daba la gana. Al menos eso había parecido cuando el mismo diputado fue postulado. Ah, dios, qué cómico fue ese día. El gobierno hablaba que su candidatura representaba pluralismo, verdadera democracia, que implicaba un reconocimiento de los derechos a todo ser vivo del país, sin diferencias ni distinciones. Quienes lo apoyaban, los aplaudían, limitándose felizmente en su ignorancia, ya en este momento bochornosa. Sus detractores, en cambio, estaban más indignados que nunca. “¿Cómo es esto posible? Es una burla a la sociedad, a la misma Ley,” decían ellos, llenos de rabia. Mas no había nada que pudieran hacer: los detractores eran una parte de la población ignorada, vistos mal en un ámbito internacional por un pasado desarreglado en sus actos contra-gubernamentales, eran una escoria sin propósito. Aún así, dentro de la arbitrariedad del acto del gobierno, ¿qué institución internacional lo hubiese detenido o burlado públicamente? Dentro de todo ese show de la diversidad de culturas y la soberanía de cada país, a nadie le interesaría levantar la voz sobre un asunto tan increíblemente ridículo.

Ah, diputado Borriquín, sus expresivos rebuznados serán extrañados en las discusiones de la Asamblea, al igual que las patadas que daba descontroladamente cuando desaprobaba el tono de voz de los opositores. Qué lástima que haya sido tan corta su estadía en la vida política de este país, tan enrevesado y oportuno…

Por Carlos Egaña

@Egamanww

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s