Sorbo artículos

Coleccionando moscas. Los 20 años de Jar Of Flies de Alice In Chains. Por Joey Rego

image

El pasado viernes, 25 de enero, se cumplieron 20 años del lanzamiento de Jar Of Flies de Alice In Chains. El primer EP en la historia de la música en llegar a número 1 en el Billboard 200. El 12 de febrero de 1994, menos de un mes después de su lanzamiento, Jar Of Flies destronaba el Music Box de Mariah Carey del primer puesto en el Billboard, manteniéndose por 59 semanas en el chart.

Un chart que importaba poco para el alma atormentada de Layne Stayle. La banda regresaba después de girar por el mundo, haciendo el soporte del álbum dirt. Regresaron a Seattle sin dinero, sin un lugar donde vivir y con problemas de drogas y depresión que perseguían a la banda. Se encerraron en el London Bridge Studio con poca comida y unos cuantos instrumentos.

Se vivían los últimos meses de 1993, el movimiento grunge, el sonido de Seattle, los cuartos cerrados del mundo de la música y quién sabe qué otros nombres llevaba la generación perdida, estaba en su auge. Kurt Cobain era llevado preso por violencia doméstica contra Courtney Love y Pearl Jam publicaba VS. Eran días oscuros para todas las esquinas de la música, para el sonido extremo de Europa, fue la misma época del asesinato de Eronymous de la banda Mayhem, asesinato de las manos de su compañero de grupo, Varg Vikernes. Quizás toda la ola de sexo y diversión de los años ochenta solo nos dejaban hijos podridos y poca esperanza a la vida en el rock alternativo, punk y metal.

Para comienzos de 1994, Jar Of Flies veía la luz. No había intenciones de crear un EP, solo la necesidad de sudar el efecto de muchas drogas y malos momentos, pero el EP golpeó la calle.

“En el colegio, le dieron (A Jerry Cantrell) dos frascos llenos de moscas. Uno de ellos con moscas sobrealimentadas, el otro con moscas “desnutridas” Al que sobrealimentaron floreció por un tiempo, pero eventualmente las moscas empezaron a morir por sobrepoblación. El otro frasco, con las moscas que no habían sido alimentadas, lograron vivir un año completo” , explicaba Staley sobre el nombre del EP, sin realmente darse cuento que se encontraba explicando la esencia de Alice In Chains, la forma en la que la banda veía la vida. Quizás inclusive explicando la forma en la que NO funciona su alma. La falta de cosas, la ausencia de pequeños y grandes detalles que alimentan el alma, era lo que producía cada tema y cada letra con tanta intensidad.

“Rotten Apple” abre el frasco de moscas, tonos llenos de pesar, un talkbox y las frases “Ignorance is spoken… Confidence is broken… Sustenance is stolen” nos hacen imaginar a un Staley caminando en invierno, sin zapatos, colina arriba al colegio años atrás, como muchas veces admitiría.  Para “Nutshell”, Stayle cantaba “No place to call home”, más allá de un hogar físico (que tampoco tenía), Staley habla de la carencia de un lugar dentro de él para sentirse seguro. Todas las batallas eran peleadas en la soledad. Su adicción lo alejaría de su propia piel, de lo suave, y lo encerraría en una cáscara de nuez.

‘Lágrimas que empapan un corazón insensible’ mientras vamos caminando por pasillos donde el tiempo parece más lento, donde se tiene que vivir con las consecuencias de los actos. Con el álbum anterior, Dirt, la banda había adoptado un sonido más oscuro y Layne Staley cantaba sobre Heroína sin preocupaciones, sin pensar que tendría algún efecto. Pero lo tuvo; al poco tiempo se veía rodeado de fanáticos que le comentaban, con tono orgulloso, lo drogados que estaban. Ahora, en Jar Of Flies, las voces solo se culpan así mismas, y Staley admite cargar con la culpa de esto, lo que lo hace reflexionar sobre si debe, o no, continuar creado relaciones, conexiones con los demás, tanto en el sexo, el amor, como en la música.

Las letras admiten una desesperada soledad, la música hace que todo se vuelva introspectivo y empieza a llenar un sentimiento de extraña tranquilidad. Como si la oscuridad pudiera tener un lugar respetado en la vida, en la luz.

“No Excuses” fue escrita por Cantrell, y aunque el tema es compuesto meses antes del suicido de Kurt Cobain, o años antes de la muerte del mismo Staley, podríamos fácilmente pensar que  Cantrell sabía lo que sucedería con ellos. Es una respuesta, una pintura de honestidad para no sorprendernos por la muerte. Pero dejar de respirar siempre nos sorprenderá.

Lo mismo sucede con “Don’t Follow”; la escasez, la penuria, el “yo nací en una cárcel” de Ramos Sucre, lo sentimos en Alice In Chains cuando se repite tanto la palabra “hogar” en un contexto de búsqueda y miedo. Podríamos decir que para muchos, el miedo siempre está en las paredes del hogar, el lugar donde nuestra alma se siente a salvo, es el mismo lugar donde se forman nuestros peores demonios.  Así que huimos de él, solo para luego andar por la vida buscándolo. Queremos por un lado, lo que odiamos por otro.

“Déjame ser, estoy bien.  Estoy despierto, de todas formas” es la frase final de Swing On This, la última canción del disco, esta frase cierra el EP y Layne Staley debe ingresar en rehabilitación por su adicción a la heroína, forzando a la banda a cancelar las gira promocional y dejándolos detenidos por un largo tiempo.

“Déjame ser, estoy bien.  Estoy despierto, de todas formas”

Jar Of Flies fue aceptar la oquedad. Palabras como objetos que representan ausencia, pasillos de abandono en todo el disco.  Podríamos, con dolor, admitir cómo el vacío de sus vidas llenó las nuestras.  Una obra maestra que ya tiene veinte años y aún sangra por donde puede.

Por: Joey Rego

@RegoJoey   

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s