Sorbonoticias

Creando conciencia, escuchando al cuerpo y respondiendo a nuestros hijos, por Joey Rego

paz

Sobre el encuentro #PazAdentro #EducaPazVzla
¿Cómo hablarle a mis niños sobre lo que ocurre en Venezuela?
¿Cómo manejar mis propios miedos?

“La crisis siempre vienen para enseñarnos algo”, dijo Berna Iskandar (periodista y blogger, ganadora del premio  Bloggers 2013 sobre el Desarrollo Infantil, al frente de Conoce Mi Mundo), junto a Mariángel Polini Padrón (licenciada en química y MSc. en ciencia de los alimentos, al frente de Cocina Segura), en una conversación abierta sobre el desarrollo de conciencia y convivencia dentro de la familia en el Centro de Arte Los Galpones. Encuentro promovido por Psiquearte, con la bandera de #PazAdentro y #EducaPazVzla.

En la ponencia se tocarían las diferentes formas para explicar la situación que vive Venezuela con los niños. Cómo lidiar con las preguntas, con los cambios de rutina, con las quejas de un país, con las muertes y las “conversaciones de adultos”. Al mismo tiempo de tratar diferentes puntos sobre la necesidad de escuchar al cuerpo, cuando la mente no puede más. Pero, lo ameno de la velada, fue que terminó siendo un espacio para todo tipo de preguntas sobre cómo llevar lo que sucede por dentro. No se concentró en niños. La confianza que produjeron las ponentes, hizo que casi todas las personas presentes hicieran preguntas de todo tipo.

La Librería Kalathos fue el hogar de esta conversación, que se sintió más como un abrazo ameno en un llanto generalizado que ahoga a todo el país. “Un espacio de retroalimentación, para crear contención. Cómo manejar esta situación y regalarnos un espacio de autocuidado” fueron las primeras palabras que se dijeron, al momento en que las personas se sentaban, algunas merodeaban entre los libros y distraían sus ojos al centro de la conversación. Era conversación sobre paz, una fórmula para entender que está bien sentirse desesperado, que está bien tener preguntas, que está bien admitir que el dolor es como un olor que a todos nos está pegando, pero que existen diferentes formas de llevarlo, de despegarnos por un minuto de todo, y ponernos la máscara de oxígeno y el cinturón, primero nosotros, para luego poder ayudar a nuestros hijos.

A los minutos, todos los presentes, dirigidos por Berna Iskandar y Mariángel Polini, se hundieron en la primera etapa de la meditación Gibberish. Técnicas sencillas, pero catárticas, que todos necesitaban. Pudieron, a través de estos parloteos sin sentido, descargar y llorar lo que el cuerpo necesitaba, para luego acompañarlo de respiraciones hondas y profundas, que dieron la calma corporal y emocional necesaria. En algunas personas, la risa era lo alcanzado, y esto era más que aceptado. Reír puede ser la mejor de las terapias, explicaron.

Sin importar como se diera, la idea era escuchar lo que el cuerpo necesita. Romper con el patrón lógico, y entender “que vivimos una vida acelerada. Presa de estímulos, y nos desconectamos de nuestro cuerpo”.

Esto soltó a cada persona que se encontraba dentro de la librería, los permitió acercarse y abrirse a compartir una realidad:

“Mi hija de cuatro años, me pregunta si Venezuela se estaba muriendo. Fue después de ver imágenes de todo lo que está sucediendo”  Fue la intervención de una mujer, que buscaba pequeñas formas de no enterrar el país en la mente de su hija, ni de ella misma. Pero Berna y Mariángel rápidamente dieron a entender que la verdad siempre será la mejor herramienta para los niños. “Los niños lo saben todo, que no puedan ponerle las palabras es otra cosa”. Y la mejor forma de enseñarle a los más pequeños, es hacerlos parte de esto. Darle juguetes, como kits médicos, entre otras cosas que podrían estar relacionadas con la situación. De esta manera, ellos entenderán la realidad en sus propios colores. Solo quedaría observar, y prestar atención a cómo, en sus juegos, resuelven las situaciones. “Ver a nuestros niños jugar, es la mejor forma de saber si lo estamos haciendo bien.” Acota Mariángel.

“Un ser humano tiene la misma capacidad de compresión, desde el nacimiento hasta el día que se muera”  nos comenta Berna, y en este punto, la congruencia era lo más necesario de recordar. “Muchas veces queremos que nuestros hijos hagan cosas que nosotros no hacemos”. La verdad, aderezada a la respectiva edad, es todo lo necesario para conseguir esa explicación en la que los hijos puedan entender, e inclusive sentirse que son parte de lo que ocurre en nuestro país, en nuestro hogar.

El miedo a adoctrinar pequeños opositores, o pequeños afectos al gobierno, la historia del motorizado que se aproxima como “el lobo feroz viene, corre, hija”, inclusive una confesión sobre la dificultad de lidiar no solo con niños, sino con adultos que puedan tener diferentes posiciones políticas en un mismo hogar, fueron escapándose en la Librería, mientras eran atajadas al otro lado y respondidas con frases claves y directas, que nos hacen entender que lo primordial en cualquier situación es saber que paz no es lo mismo que pasividad, y que debemos actuar desde la construcción, y no la reacción violenta, pero siempre actuar.

“Es una biopsia del país, en cada hogar. El fundamentalismo siempre termina siendo violento” debemos escuchar, validar y entender opciones y opiniones sin dejar que la rigidez de la vida nos coma, ni los puntos de los demás nos pisen.

Quizás, de los comentarios más nutritivos de la cita, fue el ejemplo citado por Mariángel: “Un padre le dice a su hijo que cada vez que se moleste, agarre un clavito y lo martille a la puerta, cada vez que algo lo irrite, escoja un clavo y lo entierre, y en el momento que la molestia esté pasando, que empiece a quitar los clavos.” Nos queda hacernos responsables por esos huequitos que quedarán en la puerta. Pero siempre hay una forma saludable de hacerlo. Escuchar a nuestro cuerpo, calmar la mente, entender a nuestros hijos. Que la verdad sea lo que ronde con la frente en alto en el hogar.

Quiero agradecer a Psiquearte por la iniciativa, a Kalathos por el espacio, y a Berna Iskandar y Mariángel Polini Padrón por las palabras. Lograron, de una forma sencilla y amena, hacernos entender que hasta en los peores momentos siempre se puede conseguir #PazAdentro.

 
@RegoJoey

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s