¡A escribir!

La Ridícula Idea de No Volver a Verte de Rosa Montero, por Eu Medina

la ridicula idea de no volver a verte

Sería muy hermoso, aunque no me atrevo a creerlo

pasar la vida uno junto al otro, hipnotizados por nuestros sueños;

su sueño patriótico, nuestro sueño humanitario y nuestro sueño científico.

De todos estos sueños, creo que sólo el último es legítimo (…)

aquí el terreno es más sólido y cualquier hallazgo, por pequeño que sea, es una conquista.

Pierre Curie, Varsovia, 1894.

Homero Carvalho Oliva decía en su libro el Diario de los Caminos, que la poesía de los caminos no se la encuentra en los libros, los poetas la escriben en la arena para que el viento esparza los versos por todos los senderos. Alejandro Jorodowsky -novelista, dramaturgo, poeta y ensayista chileno- lo confirmaba en su libro Psicomagia, en el que en conversación con Gilles Farcet -escritor francés- definía a la poesía como un acto. “Decidimos prestarle más atención al acto poético que a la escritura misma. Durante tres o cuatro años, nos dedicamos a realizar actos poéticos. Pensábamos en ellos durante todo el día”, relató el artista.

Así que, la poesía, a diferencia de lo que se cree, no se trata enteramente de la palabra escrita. Vive poéticamente quien no tiene miedo de vivir su pasión. Marie Curie, polaca y ganadora de dos premios Nobel, uno de Física en 1903 junto con su marido, Pierre Curie, y otro de Química en 1911, en solitario, se dio cuenta en una época en la que a las mujeres no se les estaba permitido casi nada, que la única forma de habitar la tierra era hacerlo poéticamente.

Descubrió la radiactividad, el polonio y el radio, en palabras de Rosa Montero, “Esa propiedad aterradora de la Naturaleza”. En 1951, a 20 años de la muerte de Curie, nació en Madrid Rosa Montero, hija de un torero franquista y un ama de casa republicana. Aquella niña postrada cinco años de su infancia en una cama, gracias a la tuberculosis, leía con devoción y daba forma a sus primeros relatos. Más tarde se convertiría en escritora y periodista.

“Escribo para darle al mal y al dolor un nuevo sentido” (…) La escritura es mi manera de estar en el mundo, me hubiera muerto de no haber podido escribir o leer”, son palabras de la literata. El 5 de Mayo de 2009, El País, periódico español, publicaba en su versión web la columna de la escritora. Vida, tituló Bruna Husky –seudónimo- al último adiós a su difunto esposo, Pablo Lizcano, quien murió a los 58 años después de una larga enfermedad.

“Una noche de angustia. Intuición de la muerte. Una mano en la tuya. La cama es una balsa en mitad del naufragio”, Montero tuvo que escribir. Cuando Bruna Husky leyó el diario que Marie Curie escribió tras la muerte de Pierre –su marido-, se sintió comprometida con la historia de aquella polaca. La Ridícula Idea de No Volver a Verte es un libro que parece nacer de esa fascinación de Montero hacía la intimidad de la mujer radiactiva.

Al hilo de la trayectoria de la Nobel, Rosa Montero relata desde el recuerdo personal su evocación más íntima: la vida en pareja durante la enfermedad y muerte de su ex esposo. Utilizó la palabra escrita para hacer catarsis, relató, describió e imaginó, todo, en cuestión de hojas. El relato, si bien pinta parecer lúgubre con un inicio en el que la autora revela que lo más importante que le ha sucedido en su vida son sus muertos, es todo lo contrario, a excepción de algunos capítulos.

La obra, entre sus primeras páginas te muestra un tema que aparenta ser pesado. La historia de la radiación, evocando así a tu mente aquel accidente nuclear en Chérnobil, Ucrania (1986). Inmediatamente, la autora hace referencia a aquellas mujeres de la historia, que al igual que Jorodowsky decidieron llevar una vida poética, en la que ser mujer y lograr sus sueños se convirtió en un acto de valentía.

Entre ellas: Rosalind Franklin (1920 – 1958), eminente científica británica que descubrió los fundamentos de la estructura molecular del ADN, Henrietta Swan Leavitt, astrónoma, Lise Meitner, que ayudó a descubrir la fisión nuclear, y contribuyó a investigar la estructura del ADN. Grandes cerebros femeninos a quienes se les negó el premio nobel gracias a su sexo.

De resto, todo se trata de historia, de la historia de una “santa”, como ella misma la llama: “la santa de este libro, Marie Curie”. Entre las páginas, las fotografías ilustran al lector y forman parte de ese hilo conductor en el que vida y muerte son dos países sin frontera. Así como Pierre, aferrado al trabajo decidió salir y perdió la vida, Curie siguió viviendo, y por mucho, mucho tiempo.

Frases humorísticas como “Ah, pillina: después de todo, a nuestra empollona le gustaban guapos”, le dan soltura a las 240 hojas que entre anécdotas, amistades y remembranzas desarrollan la vida y la muerte, esta vez, siendo cómplices, amigas, y atrayentes. La Ridícula Idea de No Volver a Verte, publicado por primera vez el 03 de Marzo de 2013, por la editorial Seix Barral –España- es una enseñanza, un hallazgo que hay que guardar lo más cerca posible de la memoria. Una lección de entereza para quien sea que la ande buscando.

 

@Eumedina

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s