Pluma creativa

La prostituta y yo, por Luis Felipe Hernández

pro

Veo como devoras un mango sostenido por tu mano derecha, con la izquierda mantienes otro más pequeño. Por la avidez que desnudas esa fruta puedo deducir que no has comido hace un buen rato. Cuando lanzas la pepa del primero, vas por el segundo, así noto una enorme cicatriz que recorre tu antebrazo izquierdo.

Pareciera que la exhibieses con orgullo, como si fuese un trofeo. Es una lástima que al encender la cámara hayas escondido a Morena –así llamé a tu herida seca, espero que no te moleste-. Tampoco quiero que te ofendas por querer tomarte una foto, la cosa es que tu pose me parece una mezcla de feminidad y languidez y mi cabeza, reina de dolores, es pésima para reproducir retratos como los tuyos.

Quizás me equivoco, puede que haya otra razón por la que todos vean esa raya; tal vez sea la poca ropa que tu delgado y maltratado cuerpo sostiene con tan endeble fuerza… ¡ahora me doy cuenta! Estás esperando a alguien ¿un cliente? ¿Abusador? ¿Cómo lo llamas? ¿Mató la virginidad de tu brazo? ¡como quisiera que dejaras de verme como lo haces y me permitieses preguntar todo!

Los transeúntes de la plaza ni se dan cuenta de que estás sentada comiendo ese mango. Para ellos eres un elemento más de ese lugar como un poste sin luz, un banco donde se sientan los pervertidos, un piso que alberga las nalgas de dos jóvenes liceístas, un lugar cualquiera para los enamorados que se jactan del placer lenguaz más enarbolado… en fin, estamos tú y yo compartiendo miradas, somos un brazo más de este lado de la ciudad. Tú sabes que mis ojos están dedicados a ti, y los tuyos, por mucho odio que proyectes, también lo están para mí.

A unos pocos metros hay otro mundo, uno que quizás no has tenido la oportunidad de conocer, deja que te lo presente. Hay color, risas y arte. Tu cuerpo no es solo carne, ¡olvídate de eso, mujer!, si tan solo dejaras esa pepa, pudiera acercarme, tal vez me miras así porque crees que te la quitaré. Esperaré que la termines para entrar en una posible misión suicida.

Anuncios

Un pensamiento en “La prostituta y yo, por Luis Felipe Hernández

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s