Edición Aniversario

[Edición aniversaria] Love Hotel por Manuel Onetti | Ilustración de Evelyn Rodríguez

unnamed

    La noche del 2 de Septiembre de 2013, la de mi  vigésimo octavo cumpleaños  fui con Markéta  a un Love Hotel. Yo deseaba la suite estilo egipcio pero por su elevado precio nos quedamos con una suite básica.  La suite básica tenía sillón, cama de 2×2,  pantalla de televisión con algunos canales, jacuzzi doble, aseo y un gran espejo en el techo sobre la cama en perfecta simetría, rodeado de una marquesina de metal con  tubos lumínicos que podían iluminar la habitación con el color que tú eligieras entre  unos diez tipos de luces diferentes programadas  tras jugar con un regulador mecánico que había sobre el cabecero de la cama. Elegimos el rojo burdel. Aunque también me gustaba el Blue Valentine.

    Un Love Hotel  es un hotel al que se va a follar, es decir, una pensión con clase;  a hacer cosas que no puedes hacer en tu inestable cama del Ikea, cosas que no puedes hacer  por la presencia en el hogar de  tus hijos, por tus vecinos y sus golpes en la pared o sus miradas al día siguiente, por tus parejas incluso (es evidente que los mejores clientes de este tipo de sitios son los infieles asiduos). Un Love Hotel es ese tipo de Hotel Freak que ves en las películas japonesas donde se va a pasar el rato por cuatro duros pero que aquí  te sacan los ojos por ello. Es lo que tienen los días especiales como los cumpleaños.  El hotel estaba en un polígono industrial a las afueras de Madrid, uno de esos lugares  en los que hoy en día hay más prostitutas que trabajadores. Entras directamente con el coche. Es como el servicio de coches de las cadenas de hamburgueserías. Aunque aquí sólo venden el plato para la carne. Cuando pagas la noche te abren la puerta principal, sigues un pequeño camino hasta adentrarte en un garaje. Las puertas de las cocheras tienen tu número de habitación. Nadie te ha visto entrar ni te verá salir. Es fácil y glamuroso  ser infiel hoy en día.

     En la habitación pusimos como banda sonora uno de los dos canales porno que había en la televisión. Era aburrido,  pero como sonido ambiente bastaba. Lo primero fue probar el jacuzzi. No está nada mal un baño acompañado sin un duelo de golpes de rodillas de por medio que es lo que se suele tener en una pequeña bañera. Después del baño era la hora del regalo. Marketa se secó y empezó a sacar lencería de esa fina de una bolsa que llevaba. El modelito era una mezcla de ligueros, encaje, rejillas o algo así, desde luego todo negro. Ya os podéis imaginar que se puso en plan mandona. Me tumbé en la cama bocabajo y me puso a cuatro patas directamente. Entonces empezó a besarme el culo.  No los glúteos, El Culo. Con su mano izquierda cogía mi polla. Tenía el 90 por ciento de mi sangre ahí abajo. El resto circulaba por mi cuerpo. Luego metió un dedo por mi agujero. Acariciando mis muros. Y luego sin que me diera cuenta se puso un arnés de esos que tienen la polla más grande que cualquier tío. Cuando me la metió no podía creer que me estaban follando el culo. No me atrevía ni  a mirar hacia atrás. No quería encontrarme su cara mientras me golpeaba. Al final, al darme una guantada en la cara y decirme algo así como  «mírame hijo de puta», la tuve que mirar mientras gritaba sin metáfora alguna como una bestia.

     Necesitaba beber algo. Llamamos a recepción. Al rato tenía dos whiskys. Te lo hacían llegar por una especie de torno a través de la pared. Me alegré de ello. No estaba aún preparado para mirar a ninguna persona a la cara. Nos tumbamos en la cama. Boca arriba, viendo nuestros cuerpos en el espejo. Dos reflejos. Uno satisfecho y sonriente. El otro serio y satisfecho. Uno más dolorido que otro pero igual de deseosos.

Manuel Onetti Delgado
Nació el 31 de Agosto de 1985 en Écija, Sevilla, España.  Es Técnico Superior en Fotografía y Vídeo. Técnico en Audiovisuales. Formador Ocupacional y Auxiliar de Biblioteca. Ha publicado  SecretoOlivo, Revista andaluza contemporánea. Ciudades esqueleto (blog de poesía). Fanzine Obituario. Fanzine Probeta (Proyecto Genoma Poético). Fanzine Inferno (Autoeditado)   La espiral editorial, libro colectivo Memorias i Memoria. 
Blogs
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s