Pluma creativa

El niño cadáver, por Pamela Rahn

1afbe0a6f7239b82685c86e9213b6fa8

Conrad Roset

El niño cadáver ya no esta aquí

para hacerme soñar a color

Para mutilarse las piernas con mi llegada

Para mirarme con los ojos llenos de verde

 

Ya no responde

No quiere hacerlo

está herido de rosa, de boca y de mí

 

sus abrazos están muertos

su boca disecada

exhibida en un museo

Construido solo para él

 

Boca que deja pellejos como pétalos de rosa seca

Esa boca que ahora extraño tanto

La recuerdo todo el tiempo

húmeda y pegajosa

 

Ya no me abraza

Con sus dedos largos y complacientes

Ya no busca mi verdad

Con uñas

Brillantes y lisas

tan solo me mira desde lejos

desde la línea amarilla de una calle sin nombre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s