Pluma creativa

Microcuentos, por Maikel Ramírez

3cf3563354bbb3bf5126f29d59bd2a4d

Marie-Klara

SOL MAYOR

Afina su guitarra por medio de la vibración que suelta cada una de las seis espigadas cuerdas, mientras que su nave sigue la trayectoria programada desde hace meses. Tras un repertorio de canciones nostálgicas que le recuerdan a sus padres, decide ejecutar la canción de Oasis que tanto lo devuelve a su adolescencia, Don´t look back in anger. Un breve titubeo es el preludio para iniciar con un DO hasta terminar la introducción con el FA (disfruta esta parte porque sabe que es un descarado calco de la obra maestra de John Lennon, Imagine). Su charrasqueo se aviva cuando arquea sus dedos nuevamente para posicionarlos en el acrobático DO y la pajuela transita sin estorbos las cuerdas de su encorvado instrumento musical. Pero ahora con terror se percata de que no podrá evitar el SOL mayor. Entiende que, por mucho que se esfuerce, es demasiado tarde para evadirlo.  Con desaliento, se resigna al hecho de que no hay forma de escapar de él. Reconoce que frente a sí aguarda un infausto desenlace. Horas después y en apenas unos pocos segundos,  el intenso calor arropa la extraviada nave y borra su cuerpo hasta lo imperceptible. Al cabo de un rato, no habrá ningún eco de la conocida melodía del grupo británico por aquel universo.

INSTRUCCIONES PARA DORMIR PLÁCIDAMENTE

Desde que llegó al asilo, se afanó en contar ovejas para poner fin al insomnio que lo atormentaba. Pronto se percató de que sus intentos eran inútiles. Ahora no solo las cuenta, sino que también las destaza, confiado de que al menos se divertirá durante sus míseros desvelos.

LOS DOBLES

 

Ferdinand de Saussure, hombre de probado genio, cifró los estudios lingüísticos en el marginado aforismo: “la lengua es forma no sustancia”¹. Sospecho que este principio desmiente a quienes sostienen la idea de que los eventos históricos nunca se repiten, cuando, por el contrario,  los dobles y sus formas parecen acecharnos en todo momento. La historia gusta de regodearse con repeticiones en predios y épocas harto divergentes. Bástenos rememorar la similitud que revela Jorge Luís Borges entre el asesinato de Cayo Julio César a las puertas del senado en Roma y el acuchillamiento de un gaucho en Argentina, ambos víctimas de complots urdidos por miembros de sus respectivas casas. A propósito de Julio César, ocurrió que, en el crepúsculo del siglo pasado, cuando la Tierra retrocedió al período cretácico por las bombas con las que nos aniquilamos unos a otros durante la Tercera Guerra Mundial, alienígenas invadieron nuestro planeta y lo anexaron a sus vastos dominios interespaciales. El líder de la conquista dejó constancia del hecho con la siguiente declaración (vertida aquí a nuestra caduca lengua española): “vine, vi y vencí”.

¹ el estudio lingüístico se centra en las formas como los diferentes idiomas pueden representar una misma sustancia (idea). Por ejemplo, cómo se constituye la sustancia /carro/ en la voz inglesa ‘car’ y la voz francófona ‘voiture’

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s